Mesa de la PAZ



Es un recurso que proviene de la pedagogía Montessori y se trata de crear un espacio en el que resolver conflictos de una forma tranquila y respetuosa. Los niños, al igual que los adultos, de vez en cuando, se enfadan: puede ocurrir por cosas sencillas como el querer varios el mismo juguete, el no querer compartir, el querer ser el primero y reclamar toda la atención de un adulto, ... A veces por cosas sencillas, y otras por cosas más importantes. Pueden enfadarse con sus compañeros, hermanos, primos, amigos, y por supuesto con nosotros, padres o educadores. La idea de la "Mesa de la Paz" es muy sencilla y podemos hacerla realidad fácilmente con estos elementos:

  • una mesa pequeña apropiada a la edad del niño
  • dos sillas del mismo tamaño
  • un objeto que simbolice la paz, (una paloma de adorno, un corazón, una flor ... )
  • una campana o algo que pueda hacer sonido al tocarse

Cuando se produce un conflicto, sea grande o pequeño, normalmente se produce entre dos partes. Cualquiera de los dos, niño o adulto, puede "invitar" al otro a acudir a la Mesa de la Paz. Se dirigen a ella y se sientan tranquilos dispuestos a resolver sus diferencias sin gritos ni violencia: Primero habla uno de los implicados. Expresa sus sentimientos con sinceridad y las emociones que ha experimentado, (enfado, miedo, frustación, ira ...). Explica a la otra parte cómo se siente y cómo le gustaría que se solucionase el incidente que les ha llevado a esta situación. Cuando termina su exposición retira la mano de la mesa, en señal de ceder el turno a la otra parte. El segundo implicado repite el procedimiento, y estableciendo un diálogo pacífico, ambas partes llegan a una resolución. Cuando se alcanza el acuerdo ambas partes hacen sonar juntos la campana, y el sonido anuncia al resto de la familia o del aula que el conflicto se ha resuelto. Ambas partes se levantan de la mesa y se dan un abrazo sincero, en señal de amor y respeto.
Si por alguna circunstancia los implicados están muy enfadados y no consiguen llegar a un acuerdo, pueden solicitar un mediador que les ayude a expresar su punto de vista y dialogar, pero en caso de haberlo debe ser totalmente imparcial y no juzgar, (sólo ha de facilitar que ambas partes se entiendan).
Es un ejercicio muy completo en el que se trabaja la expresión oral, el reconocimiento de los sentimientos y las emociones, la empatía, y sobre todo se fomenta el diálogo como herramienta de solución de conflictos. Es importante entender que el conflicto es parte de la vida y en general es algo que nos permite enriquecernos y crecer como seres humanos. Si somos capaces de manejarlo de manera adecuada y respetuosa siempre podemos obtener resultados positivos y satisfactorios para todos, asi como grandes aprendizajes.

 Copyright © 2014 Colegio Siglo XXI. Todos los derechos reservados.